martes, 13 de noviembre de 2012

Es recomendable que un cristiano deje su oracion en el Muro de las Lamentaciones?


Sé que esto será polémico, pero también puede resultar enriquecedor.
Tuve una conversación con un conocido mío, José Antonio, de confesión Pentecostal, y el tema, como suele suceder en estos casos, fue la Iglesia. Dado el reciente viaje del Papa a Tierra Santa, mi amigo hizo sus respectivos comentarios y preguntas. En particular hubo un punto que yo por lo menos no lo había pensado antes: ¿Qué significado tiene que un cristiano deje una oración suya en el Muro de las Lamentaciones? Trato de transcribir las palabras de José Antonio, aunque por supuesto no hay grabación de lo hablado. Dijo él:
Todo el mundo sabe que ese Muro es importante porque forma parte del conjunto arquitectónico de lo que fue el segundo templo, en Jerusalén. Es una reliquia preciosa para los judíos, sea que se mire al pasado, al presente o al futuro. Con respecto al pasado, es como una manera de aferrase a lo que fue, a lo que existió. Es un modo de recordar de cuántas cosas han sido despojados los judíos, con cuánto odio han sido perseguidos, y qué poco ha quedado de lo que en una época existió. Con respecto al presente es un símbolo de unidad, un lugar único de peregrinación que hasta cierto punto simboliza la supervivencia y los lazos de unidad de los judíos hoy, casi que sin importar qué tan practicantes u ortodoxos sean, pues aquellos más secularizados también ven en ese lugar un símbolo de unidad nacional y judaica. Y con respecto al futuro, no faltan los que creen que el templo tendrá que ser restaurado, piensan que YHWH lo hará posible, y por supuetso esperan el tiempo en que puedan ofrecerse de nuevo los sacrificio prescritos en el Levítico y el Deuteronomio.
Según todo eso, ¿qué significa orar en ese lugar? Obviamente significa mucho. Uno como cristiano puede orar diríamos que en cualquier parte, y los sufrimientos de los judíos jamás pueden ser indiferentes para nosotros. Pero llegar hasta el punto de dejar un papel enrollado, como lo hacen los judíos, ¿no es asociarse demasiado con un lugar que finalmente representa una fe que no es la nuestra, en la medida en que nuestra esperanza está en la Sangre de Jesucristo y en el Don del Espíritu Santo, y no está puesta en la Torah o en los sacrificios de ese templo que ahí se recuerda? Si yo fuera judío, además, sentiría como un abuso que llegara una persona que no es de mi nación ni de mi raza, que no practica la Ley, y que en el fondo cree que los sacrificios de ese templo están desuetos, como dice la Carta a los Hebreos.
Claro, siempre se puede decir que es una manera de predicar paz y reconciliación, y buen entendimiento y respeto mutuo. O sea, diplomacia. Pero es un signo muy equívoco el que escoge el Papa, y sin dejar de hacer diplomacia, porque también es deber suyo, podría preferir otros signos más propios del Nuevo Testamento.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.