sábado, 22 de enero de 2011

Las bienaventuranzas.


Jesús es ÉL porque es, humano y Divino, está por encima de todo. Solo ÉL puede cambiar el corazón humano puede transformar la vida de la persona humana.

Levanto los ojos; bello gesto el del Maestro el que levanta la mirada es decir. Tener la capacidad de amor a los otros de encuentro con quien lo necesita. Con el afligido con el otro. La mirada es detenerse en el acontecimiento en lo que pasa al que está próximo a mí. Es admirarse de nuestro contexto, es entrar en la intimidad con Dios Padre. Sus ojos están puestos en sus discípulos, es decir en los que ÉL forma, como el quien dice mis palabras son dirigidas por ti. Tu eres lo más importante para mí. En este momento siente la mirada de Jesús, una mirada de amor; como el quien dice mi mensaje es para ti. Ponlo en práctica. Después de mirad habla es decir; después le da importancia a lo que expresa el corazón.

Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Es importante como el ministerio de Jesús se desarrolla en los pueblos, en los pobres, y para los pobres, tanto es así que se recomienda estudiar el Evangelio con los pobres. Porque son los grandes maestros. No le buscan tanto exegesis o teología; sino lo lee con el mismo espíritu que fue creado. Es decir en un lenguaje sencillo para que toda persona entendiera que nos quería decir Jesús. Ellos son dichosos cuando la pobreza los une a Dios.

Bienaventurados los que ahora padecéis hambre, porque seréis hartos. Hambre corporal pero también hambre espiritual; hay que pedir a Dios por el alimento que no se acaba. Eso es importante porque el espíritu necesita nutrientes y el alma necesita energía para poder amar.

Bienaventurados los que ahora lloréis porque viviréis . Muchas veces la tristeza llega a nuestra vida, la melancolía o sufrimiento visita nuestra alma. Pero, que sed tengo de nuestra alegría Dios, que alimento me acompaña. Hay que llorar un segundo para reír toda la vida. Ir por el mundo continuo también es alegría.

Bienaventurados seréis cuando, aborreciendo los hombres, os excomulguen y maldigan. Prescriban vuestro nombre como malo por amor al hijo del hombre. Oh persecución de los buenos y de malos que hay que soportar. Estar atentos a los acontecimientos que nos ocurra, porque solo Dios lo sabe todo. Tantos mártires que han nacido de la sangre de Jesús. La sangre de los mártires ayuda a purificar el pecado del hombre, uniéndose a la pasión de Cristo. Los mártires son el testimonio vivo.

Alegraos en aquel día, y regocijados, por vuestra recompensa, será grande en el cielo, así hicieron sus padres con los profetas.

Hay que alégranos al final de nuestros días porque hemos cumplido lo que teníamos que hacer; es decir el premio de la Jerusalén Celestial, el cielo abierto. Dios al encuentro del hombre. Lo bello lo lindo y lo hermoso con nosotros. Y finalmente Jesús les hace un reproche a todos los protestantes; así hicieron sus padres con los profetas. Jesús anuncia su muerte ya que para eso vino al mundo, para que muriendo el hombre alcance su salvación. El amor de Dios es la gran bienaventuranza.

Estemos alegres la alegría que es Jesús ha llegado al corazón.

Tu amigo de siempre DIEGO GARCIA.





1 comentarios:

  1. Les visito de El Salvador Centroamerica, desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com
    MI TESTIMONIO PARA LA GLORIA DE DIOS.
    RECIBAN MUCHAS BENDICIONES

    ResponderEliminar

Espero comentarios adjuntos en alguna de las entradas de mi página web, preguntas cortas e interesantes, en el formulario de este portal o por correo electrónico. Las interpretaciones que se den a esta exposición: clara, concisa, profunda y precisa no es responsabilidad de Diego García; sino de la persona que escribe la critica positiva o negativa, no se responde por daños o perjuicios que se causaran por dichas notas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.