Diego García

diegodfgo@yahoo.es

Diego

blog

Diego García

diegodfgo@yahoo.es

Tu blog

Diego García

Diego García

diegodfgo@yahoo.es

martes, 15 de agosto de 2017

La locura del orgullo gay



Esto del orgullo gay se ha vuelto toda una locura y está completamente fuera de control. en España, por ejemplo, los líderes de cada partido hicieron competencia entre si a ver quién salía más sonriente en la foto. 






domingo, 13 de agosto de 2017

El comunismo y el sarampión

P. Gonçalo Portocarrero de Almada


El comunismo tiene todas las características de las enfermedades: tiene síntomas específicos, provoca reacciones alérgicas, suele ser incurable, y genéticamente transmisible y terriblemente mortal.

La salud es un estado precario que no presagia nada bueno, porque se pierde cuando se enferma. Lo que sea una enfermedad no es fácil decir y, por eso, la comunidad científica no es unánime a este particular. Algunos comportamientos, como zurdo, fueron tenidos por anormales y después dejaron de serlo; hubo enfermedades que, entre tanto, se han extinguido, como parece ser el caso de la peste bubónica; y otras patologías solo fueron diagnosticadas a finales del siglo XX, como el síndrome de Asperger.

Sin querer meter la hoz (¡y nunca mejor dicho!) en cosecha ajena, temo que el comunismo pueda ser en breve reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad. En plena ‘silly season’, la propuesta puede parecer disparatada, pero la verdad es que el comunismo reúne todas las condiciones de las fiebres: tiene síntomas específicos, provoca reacciones alérgicas, suele ser incurable, genéticamente transmisible y terriblemente mortal.

Al nivel de los síntomas epidérmicos, esta grave deficiencia se parece mucho al sarampión: los que lo padecen se ponen también, como se suele decir, ¡rojos!

Provoca, en general, una reacción alérgica a las religiones, mórbidas expresiones de la alienación popular (en último término, ¡qué es una beata sino un toxicómano dependiente del ‘opio del pueblo’?!). Este enfermizo efecto sólo se consigue eliminar por la prohibición de creencias, como sucede en Corea del Norte y en China, donde los fieles son perseguidos y exterminados.

Otra alergia que provoca esta nueva enfermedad es la homofobia, como lo prueban la historia y práctica del Partido Comunista Portugués: algunos militantes fueron, por este motivo, expulsados del partido y a los gays no les fue, por esta condición, permitida su adhesión al partido. Como escribía paulo Gaião: “están estudiando a fondo las circunstancias de la expulsión de Júlio Fogaça, que era homosexual, del PCP, donde se pueden haber mezclado cuestiones políticas con cuestiones de homofobia. También está por aclarar la razón por la que PCP anda aún hoy incómodo con el tema dela homosexualidad” (Expresso, 21-1-2013). No se piense que es cosa superada porque muy recientemente el PCP, cuando la Asamblea de la República aprobó un voto de condena de las persecuciones a los homosexuales en Chechenia, se abstuvo (Expresso, 21-4-2017).

Como muestra, ya en 2015, este semanario publicó lo que casi toda la prensa muy púdicamente silenció: dos homosexuales, en plena fiesta del Avante, fueron injuriados, maltratados y ejemplarmente expulsados, a la pura manera estalinista. Siendo así, es claro que, como reza la publicidad, ¡No hay otra fiesta como esta! Curiosamente, no consta que ninguna organización de defensa de los derechos de estas minorías se haya manifestado en Atalaia, o frente a la sede del PCP…

Claro que, si el caso hubiera ocurrido en una institución católica, en una procesión o en una romería religiosa, habría dado mucho que hablar en la prensa, siempre tan atenta a todo lo que pueda servir como arma para atacar contra la iglesia. Pero, como fue en el ‘suelo sagrado’ del PCP – para utilizar la expresión de Henrique Raposo, uno de los pocos cronistas que tuvo el coraje de condenar el incidente – todo quedó en el silencio de los dioses.

En su forma más virulenta, esta enfermedad es incurable. Mientras que la miopía y otras enfermedades tienden a ser menos agresivas con la edad, el cuadro clínico de los comunistas no mejora con el paso del tiempo. Un caso público y que, por eso, puede ser contado sin quiebra del principio deontológico de la confidencialidad médica, es el de Jerónimo, el gran jefe de las pieles rojas que no es por causa del sarampión: no obstante a su provecta edad, la enfermedad no da señales de regresión, aunque hace muchos que la padece horriblemente.

Según estudios científicos fuera de toda sospecha, es muy probable que se trate de una dolencia que se transmite genéticamente: téngase en cuenta la tan “queriducha” dinastía Kim, en Corea del Norte, que ya va la tercera gloriosa generación de queridos líderes y que es una auténtica democracia, según un paciente que, después de varios años en la Asamblea de la República, está ahora interno en la Cámara Municipal de Loures. También los hermanitos bloquistas, retoños de un extremista padre revolucionario, corroboran, a nivel nacional que el comunismo es genéticamente transmisible. Pero la violencia perseguidora y represiva de una encarnizada diputada socialista permite suponer que, también por otras causas, se puede verificar la misma grave intolerancia a la libertad de pensamiento y de expresión.

El comunismo es una dolencia terriblemente letal. Según estadísticas homologadas por la OMS, ya ‘limpió el sarampión’ a cien millones de víctimas: ¡es el cáncer de la democracia, la peste negra de la modernidad! Mata por hambre, con balas y mediante suicidio inducido, profilaxis aplicada, con éxito, a los disidentes e incluso a muchos camaradas de Lenin y Stalin. Otros fueron desterrados a Siberia, cuyas bajas temperaturas son muy saludables, según el saludable principio de que el frío, siberiano o frigorífico, conserva.

El candidato del PSD a la alcaldía de Loures es racista y no tiene perdón, pero los comunistas son inimputables: nunca tienen culpa porque, al final, son enfermitos. Esperemos que, sus correligionarios, no tengan de ellos, por vía de eutanasia, una compasión asesina. Y que, por nuestra rica salud, no sean nunca poder, en cuyo caso nuestro sufrimiento sería verdaderamente terminal.

Moraleja de esta historia inmoral: la razón por la cual políticos, médicos y sicólogos son insultados en las redes sociales, acosados por la prensa y perseguidos por sus asociaciones profesionales, no son sus declaraciones, incluso cuando son polémicas. La razón es otra: no son de izquierdas y, por eso, no tienen derecho a la impunidad, que es exclusiva de la ‘geringonça’. En Portugal, la libertad de pensamiento y de expresión es de hecho un elixir al que solo comunistas, bloquistas y socialistas más rojos tienen derecho. Por razón, precisamente, de este padecimiento. Antes sarampión…

http://observador.pt/opiniao/o-comunismo-e-o-sarampo/

sábado, 12 de agosto de 2017

Felices los que viven cada día


OPINIÓN DE JOSÉ LUÍS NUNES MARTINS



Casi todos buscamos fuera de nosotros mismos las razones de nuestra esperanza, las razones de nuestra paciencia y sentido de nuestro amor. Somos capaces de casi todo en la búsqueda de lo que creemos que es el tesoro más importante de la vida.

Como si nuestro interior no fue más que un monte de basura sin valor.

Pasan los días y las noches, inviernos y primaveras, y nuestros ojos y oídos parecen atender solo al vacío y la distancia de donde, de repente, creemos, surgirá la respuesta, el por qué y el para qué de nuestra existencia.

No vemos todo lo que es sencillo y está a la vuelta, ni escuchamos lo que proyectamos dentro de nosotros.

¿De qué nos vale con quistar el mundo si nos perdemos a nosotros mismos?
No debemos dejar que nuestro corazón se endurezca, que nuestra razón se ciegue ni nuestra voluntad se acobarde.

Vivir lejos de nosotros mismos, en el espacio o en el tiempo, buscando ser quien no somos, es ser infelices por propia elección.

Hay razones aquí y ahora, fuerzas y sentido para nuestra existencia. Así lo sepamos reconocer y asumir con humildad y valentía.

Nuestra esperanza depende de nosotros, el valor de la paciencia depende de nosotros, el sentido de nuestro amor depende de nosotros. Somos libres y estamos llamados a decidir. No tenemos que buscar una solución escondida, sino construir una, la nuestra, única y auténtica.

La felicidad que persigues solo conseguirás alcanzarla cuando te encuentres con lo que tú mismo eres.

Felices los que no se desaniman cuando parece que todo está perdido, y trabajan día a día para cumplir la misión que hayan escogido.

Felices los que saben que su felicidad depende de lo poco que pueden hacer hoy.

Ilustración Carlos Ribero


sábado, 5 de agosto de 2017

¿Demasiado atareado para ocuparte de tu vida?


La falta de certezas es señal de que hay misterios que se pueden revelar excelentes sorpresas.

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Hay personas que viven de espaldas a su vida, no consiguen hablar ni consigo mismas. No tienen tiempo para luchar por ellas mismas, por sus sueños, perdiéndose en tantos trabajos que creen que son más importantes, pero que, al final, no sirven para nada.

La verdad es que el tiempo pasa más rápido para los despreocupados. La vida nos va demostrando que no hay sueños imposibles, solo soñadores que no quieren dejar de serlo, son perezosos, prefieren solo suspirar en vez de ponerse en camino.

No sabemos cuánto tiempo tenemos, por lo creer que será mucho es tan imprudente como considerar que nuestra vida terminará hoy. Y esta duda no es mala. La falta de certeza es señal de que hay misterios que pueden revelarse excelentes sorpresas.

Hay quien pasa el tiempo en el pasado, perdiéndose en lo que pasó… en el pasado que vivió  y en el que no tuvo, sino lo que le gustaría haber tenido. Algunos llegan a darse cuenta del tiempo que han desperdiciado, pero no aprenden.

También están aquellos que planean en futuros lejanos, perdiéndose en realidades que, lejos en el tiempo y en la realidad, no son nada aún y nunca podrán llegar a ser. Es corriente imaginarse que todo parece hecho sin que tengamos que hacer nada. Al final, dicen, ¡si es por soñar, que se sueñe a lo grande! Pobres, que no saben siquiera que buena parte de la felicidad tiene que ser fruto de nuestras manos.

Son muchos los hombres y mujeres que nunca fueron nada desde que eran niños y quisieran dejar de serlo…

Quien no tiene tiempo para su vida está muerto, a pesar de las apariencias.
Ilustração de Carlos Ribeiro 

04 ago, 2017 http://rr.sapo.pt/artigo/90411/demasiado_atarefado_para_te_ocupares_da_tua_vida

miércoles, 2 de agosto de 2017

Debate W: José Galat y Camilo Chaparro hablan sobre el Papa Francisco



En diálogo con la W, el padre José Galat y el periodista Camilo Chaparro debaten en torno a la controversia por declaraciones sobre el Papa Francisco y su visita a Colombia.










martes, 1 de agosto de 2017

La rutina es un muro ante los cambios



Daniel Medina Sierra


La vida nos juega malas pasadas, eso es obvio, ningún objeto queda inmóvil eternamente, tarde o temprano habrá una causa y por tanto un efecto. Imaginen entonces, un ser viviente, cualquiera, que conozca un poco la naturaleza, verá que está en permanente cambio, transformación, degradación, multiplicación...

Nosotros los seres humanos necesitamos, más que ningún otro ser de este mundo, un ambiente tranquilo, necesitamos un punto de referencia; cuando algo fuera de nuestro control entra en escena, entramos en pánico.

Necesitamos orden en nuestras vidas, coherencia. Es más fácil entenderlo con ejemplos. Si zarpamos en un barco, con aguas tranquilas, todo el equipo en perfectas condiciones, con una ruta clara y un destino, estaremos tranquilos y disfrutaremos del viaje. Cada cambio que transcurra en el viaje será motivo de miedos y angustia. El mar esta embravecido, el equipo empieza a fallar, no tiene siquiera una brújula para orientarse. En cuestión de minutos, un viaje apacible se convierte en una verdadera pesadilla.

En sentido más cotidiano el símil es, en esencia, semejante. Estudiar, trabajar, mantener una relación sentimental, casa, compromiso, hijos, un viaje con ciertos sobresaltos pero con ruta y destino claros. Queremos creer que tenemos control de nuestras vidas, que nada malo nos pasará, que podremos impedir que nos robe la brújula, pues sin ella estaríamos perdidos. No tenemos control sobre nuestras vidas, la rutina es un muro ante los cambios, una especie de burbuja. Nadie te prepara para saber qué debes hacer, o cómo reaccionar ante semejante situación. Tenías trabajo e ingresos y ahora no ¿Cómo gestionas la falta de ingresos, de la rutina del ganarse el pan?

¿Y si solo eran las primeras nubes antes de la gran tormenta?... Su pareja le deja, pierde su casa, amigos, familia... la tormenta perfecta. Causa y efecto, propia o ajena, puede cambiar por completo el rumbo de nuestras vidas. Cuando ya nada crees que te va a sorprender, truenos y relámpagos impiden ver el horizonte, una salida.

El secreto es dejarse llevar, cuántas batallas perdidas contra los cambios que inexorablemente tendrán que ocurrir, cuantas negaciones de la verdad, cuanto rencor, cuanta incomprensión, para reconocer que no soy dueño de mi vida, pero si de mis actos.

Cuando recibes esa gran revelación es cuando más valoras el entorno que nos rodea. Ser consciente de la fragilidad y disfrutar de cada momento, es la mayor obra que podemos dejar en nuestra corta estancia en este mundo. No todo lo que sube es bueno, no todo lo que baja es malo. Caminar hacia delante es, en ocasiones, caminar hacia atrás. Tal vez estemos tan preocupados por subir, que nos olvidamos del esfuerzo, de la voluntad, desechamos tantas lecciones de humildad que aprendimos cuando estábamos abajo. Ir hacia delante con las maletas repletas de recuerdos, de promesas, una parte importante de nuestras vidas se nos escapa, porque consciente o inconscientemente fuimos tirándolas porque nos pesaba mucho e impedían que corriéramos más deprisa.


domingo, 30 de julio de 2017

El show incendiario

P. Gonçalo Portocarrero de Almada


¡Gobernantes, por favor desaparezcan! ¡Portavoces del gobierno, de las alcaldías, de protección civil y de las fuerzas de seguridad: por favor, ¡cállense! ¡Respeten por una vez, a las víctimas que no supieron salvar…!

¡Yo soy una víctima más de los incendios! Solo que no sé si soy de las que el gobierno ocultó, o de las que están bajo secreto de la justicia. Me inclino más por la segunda hipótesis, que yo sepa, aún no ha aparecido mi nombre en ningún periódico español, ni en ninguna lista oficial, ni siquiera me fue proporcionado algún apoyo psicológico, a pesar de estar yo dispuesto a pagar la respectiva tasa moderadora.

Pues sí. La verdad es que no ha ardido ninguna propiedad mía -que no las tengo- ni ninguna casa fue pasto de las llamas, ni yo mismo sufrí alguna quemadura, gracias a Dios. Pero ardo de indignación por lo que, desgraciadamente, no es más que un triste espectáculo, un drama convertido en una tragicomedia. Peor aún, una falta de respeto por las verdaderas víctimas de esta catástrofe, una falta clamorosa de sentido de Estado de nuestras más altas personalidades, una demostración de la notoria incompetencia de nuestros técnicos, que son peritos en eludir responsabilidades -¡como se sabe, la culpa es, oficialmente, de los rayos y de los eucaliptos!-  y en no saber poner término a una tragedia que, todos los años, se repite con dramática puntualidad. ¡Es demasiado!

Es demasiado y … es además gente. Y la menor competencia. No hay sujeto, por insignificante que sea su función, que no aparezca, que no intervenga, que no opine, que no llore ante las cámaras de televisión, que no suelte habladurías al micrófono, que no se deje fotografiar junto a las víctimas carbonizadas. Confieso que, en estos momentos, me apetece decir a estos políticos, que buscan notoriedad a costa de las desgracias ajenas, lo que una vez Mario Soares dijo a los agentes de la autoridad: ¡Desaparezcan!

No es menos triste, ni menos ridículo, el pase de modelos de nuestros políticos en la pasarela de los telediarios exhibiendo el último modelo de chalecos reflectantes. ¿¡Por qué fingen que son operaciones de vete a saber qué cuando, ciertamente, son solo mirones que se pasean por lo que tanto les gusta llamar ‘el teatro de operaciones’?!Sí, para ellos, travestidos con ese disfraz carnavalesco, que finge una competencia que manifiestamente no tienen, todo no pasa de una ensoñación, en la que no faltan las lágrimas, las doloras confesiones de un sufrimiento que, obviamente, no sienten. Porque el dolor verdadero se vive, por el contrario, en el luto, con recato, en silencio y, para los creyentes, en la oración. Nadie puede ser culpado por no sentir como propio  el dolor ajeno pero, por lo menos, respeten a quien está sufriendo y evítennos la triste figura de mal intérprete de una pésima pieza.

Otro exceso recurrente en este drama: para cada bombero en acción hay, por lo menos, cinco portavoces. Si el porcentaje fuese a la inversa, un informador para cinco bomberos, probablemente no habría tantos incendios, ni sería necesario tanto tiempo para apagarlos. Pero no, todos tienen que parecer, todos tienen que dar su parecer, todos tienen que hablar: habla el Gobierno, por voz del Primer Ministro o de la Ministra de Administración Interior; hablan las Alcaldías por las personas de sus Presidentes, seguramente en campaña electoral; habla Protección Civil; hablan los bomberos; habla la Guardia Nacional Republicana! No solo hablan todos simultáneamente, sobre lo mismo, incluso aún se divierten al contradecirse: el alcalde dice que el incendio está extinguido, pero los bomberos dicen que solo parcialmente está en fase de rescoldo, mientras Protección Civil afirma lo contrario. Para unos, el fuego es en un municipio, pero para otros es en el siguiente, donde ya labran las llamas. A las once de la mañana se da la noticia de que ha caído un avión, pero al mediodía se afirma que, al final, no se ha desplomado ninguna aeronave. Un incendio extinguido para una entidad está solo en vías de resolución para otra, porque no hay uniformidad en la información y todos quieren tener voto en la materia. Todos hablan y ninguno tiene razón, porque falta autoridad y coordinación.

En todo este drama, la iglesia católica dio, una vez más, una nota de gran dignidad y de enorme discreción. No aparecieron obispos ante las cámaras de televisión o los micrófonos, para querer ganar protagonismo a costa de los incendios. No hubo declaraciones incendiarias. Los párrocos de las feligresías afectadas tuvieron la decencia de no aparecer en público, de no llorar en la apertura de los telediarios, de no hacer publicidad de su dolor, verdaderamente sentido, porque muchas de las víctimas eran ovejas queridas de sus rebaños. En el silencio de su dolor y su silencioso servicio y efectivo apoyo a los más necesitados, creyentes y no creyentes, no exigieron tarifas sino que enseñaron, más con hechos que con palabras, que la verdadera caridad cristiana no consiente el exhibicionismo: 2que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha…” (Mt. 6,3).


Señores gobernantes: ¡por favor, desaparezcan! Señores portavoces del Gobierno, de las alcaldías, de Protección Civil y de las fuerzas de seguridad: ¡por favor cállense! Respeten, `por una vez, a las víctimas que no supieron salvar, el luto de los que lloran a sus muertos, el pesar de los que perdieron todo. Por favor, respeten ese dolor que, aún no siendo vuestro, es muy nuestro también.


http://observador.pt/opiniao/o-show-incendiario/

viernes, 28 de julio de 2017

¡No me puedes obligar a amarte!

OPINIÓN DE JOSÉ LUÍS NUNES MARTINS


Ser libre es mucho más que ser independiente. La libertad consiste en el usufructo completo e íntegro de las facultades internas y externas, del cuerpo y del alma. La independencia consiste en la exención o desapego de todos los lazos, y de toda sumisión exterior que pueda influir sobre su uso y ponerle algún obstáculo.

La libertad forma parte de la esencia de la vida. Sin ser libre, no se vive, solo se sobrevive.

Tenemos la capacidad de elegir entre el bien y el mal, pero no para determinar lo que es bueno o malo. Tampoco para cuestionar la naturaleza o las circunstancias específicas de cada uno.

Muchos son los que se entregan como prisioneros en una guerra que quieren perder según sus deseos… Se vuelven esclavos de los que tienen de más rastrero: el placer egoísta que jamás se satisface. Dejan de ser señores de sí y pretenden que los demás les presten atención, admiración y afecto. Cayendo así en manos del orgullo -su enemigo- se convierten en cautivos de una imagen distorsionada de sí mismos… siempre peor de lo que es en realidad.

A veces, son perdonados por aquellos a quien no hacen bien. Dado el caso, hay muchos que asumen eso como pretexto para vivir en desenfrenado libertinaje. Sirviéndose de los otros, sin quererlos ver como iguales y dignos. Sino instrumentos. Meros escalones. Cosas de usar y desechar.

El mal uso de la libertad puede ser muy nocivo para algunos. Se hacen mal a sí mismos, al tiempo que se creen dueños de la libertad del otro.

Nadie me puede obligar a ser quien no quiero ser.

Mi libertad está determinada por mi voluntad, de acuerdo con las posibilidades y con lo que son mis deberes.

Ser libre es obedecer. Tener un proyecto y luchar por él. Cada día. A veces, ser libre es resistir con paciencia, a la espera de un momento mejor.

Ser libre es mucho más que ser independiente. La libertad consiste en el usufructo completo e íntegro de las facultades internas y externas, del cuerpo y del alma. La independencia consiste en la exención o desapego de todos los lazos, y de toda sumisión exterior que pueda influir sobre su uso y ponerle algún obstáculo.

El poder fascina y esclaviza a aquellos a quien promete este mundo y otro. Los juegos de poder son una prueba de lo absurdo que el mundo puede ser.

El amor es una renuncia al poder. Intencionada. Voluntaria y consciente. Libre, en el sentido más absoluto.

¡Nadie me puede obligar a amar, tampoco a amarlo! ¡Sólo yo me puedo obligar a amar!

El amor es la certeza de salvación y depende solo de cada uno de nosotros. No de pasiones pasajeras, sino de una voluntad sublime de ser exactamente quienes queremos ser.

¡Amar es tener la libertad de servir a quien se ama!

Ilustración
Ilustração de Carlos Ribeiro  




domingo, 23 de julio de 2017

Paciencia, Sabiduría y Providencia




Tres interpretaciones sobre el trigo y la cizaña: como enseñanza sobre la paciencia y la impaciencia; como lenguaje sobre el poder que ha de ir acompañado de sabiduría y compasión; como camino hacia el señorío de la Providencia divina.






El drama del tráfico de seres humanos



Dolorosas noticias nos permiten asomarnos a lo que están viviendo hermanos nuestros en otras partes del mundo.







sábado, 22 de julio de 2017

El corazón vuela fuera de nosotros

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS



El corazón va a donde depositemos nuestra atención, nuestras esperanzas y nuestros cuidados. Sólo raras veces nuestro corazón está dentro del pecho, y eso es bueno. Mucho.

Lo mejor de nosotros no es para nosotros. El corazón va donde depositemos nuestra atención, nuestras esperanzas y nuestros cuidados. Sólo raras veces nuestro corazón está dentro de nuestro pecho, y eso es bueno. Mucho.

Hay infiernos escondidos dentro de nosotros. Algunos en los cuales están aquellos que se creen más de lo que son, aquellos que creen que las apariencias son más importantes que la verdad, aquellos que creen bastarse a sí mismos.

Hay paraísos que pueden ser encontrados. Corazones en paz que calman las más revueltas tempestades de nuestras vidas.

Es así hasta el punto de que, a veces y en ciertas personas, el aire que rodea su cuerpo gana un color sutil y muy bello. ¡Cuando se mueven parecen cometas que van esparciendo oro por donde pasan!

¡Hay otros que, por tener así el corazón tan expuesto, sienten todo. Sus dolores y los del mundo entero. Abrazan los corazones que sufren y con generosidad comparten el peso de las angustias y desesperaciones, pero también se alegran con los que se regocijan pro las alegrías de la vida!

El amor hace que los corazones se entreguen y se forme una nube que permite a los que lo aceptan caminar por encima de los agujeros y las piedras de este mundo engañoso.

¡El corazón vuela fuera de nosotros y nos hace volar, elevándonos y llevándonos hasta el punto más alto de la existencia: el cielo! Ver el mundo a través de los ojos del amor es admirar el corazón de todo lo que nos rodea.

¡Amar no es una libertad que se pierde. Es una voluntad de ser rico por haberse dado todo!
El amor es todo aquello de que el mundo precisa.
Ilustração: Carlos Ribeiro


http://rr.sapo.pt/artigo/89339/o_coracao_voa_fora_de_nos

Catorce consejos probados para hablar de Dios con desconocidos



Dave Armstrong es un conocido apologeta católico, con presencia constante en la red: en 1988 ganó el premio a la mejor página católica del año y contribuye habitualmente con sus artículos y pots en numerosos blogs. Es autor de varios libros de apologética, y su testimonio de conversión figuró entre los once recogidos en el bestseller de Patrick Madrid Surprised by the Truth (sorprendidos por la verdad). que incluye, entre otros, el de Scott Hahhn.







miércoles, 19 de julio de 2017

Caballo baila



Este baile me gusto.






domingo, 16 de julio de 2017

"¡Nosotros queremos a Dios!"


La Iglesia católica fue la única institución que ayudó a defender a los polacos en su proceso de liberación del comunismo.

Es sabido que la opinión pública internacional no gusta de Donald Trump y que los medios de comunicación social hicieron de todo para impedir su elección como presidente de los Estados Unidos de América. En vano.  Si Watergate fue el exponente máximo del poder de la comunicación social, al lograr la dimisión del presidente Richard Nixon, la elección de Trump fue tal vez su momento más bajo porque, a pesar de su empeño en denigrar al candidato republicano, el electorado lo escogió para la presidencia de los USA.

También en Europa es políticamente correcto presentar a Trump como una figura menor, un sujeto basto y ordinario que, más allá de ser una nulidad personal, es una desgracia para los Estados Unidos de América y un peligro para la paz mundial. Es paradójico que no pocos ‘demócratas’ se vean obligados a deplorar el sistema que posibilitó la elección de tal energúmeno...

Sea. Donald Trump no es, decididamente, mi ídolo, ni reúne los predicamentos recomendables para un presidente de los Estados unidos de América; pero le concedo el beneficio de la duda y procuro enjuiciarlo por sus actos y no por los prejuicios que alguno, maliciosamente, alimentan al respecto.
Una reciente intervención pública de Donald Trump hace historia: su memorable discurso del pasado día 6, en Varsovia. El presidente  norteamericano habló en presencia de muchos millares de polacos y de las principales autoridades del país, especialmente el premio nobel de la paz y principal obrero, con San Juan Pablo II, de la liberación de Polonia: Lech Walesa.

“Como la experiencia polaca nos recuerda, la defensa de occidente depende, en última instancia, no solo de los medios sino también de la voluntad de su pueblo para triunfar. La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si occidente tiene voluntad de sobrevivir”, afirmó Trump en la histórica plaza Krasinski, frente al monumento a la resistencia polaca durante la ocupación nazi.

 “La historia de Polonia es la historia de personas que nunca perdieron la esperanza, que nunca desistieron y que nunca olvidaron quienes eran”, prosiguió Trump. Y añadió: “Nuestra propia lucha, en defensa de Occidente, no comienza en el campo de batalla”, sino “comienza en nuestras mentes, nuestra voluntad y en nuestras almas”.

Trump elogió la nación mártir polaca, tantas veces suprimida del mapa por las apetencias imperialistas de sus vecinos, Alemania y Rusia, principalmente cuando, por virtud del pacto Rbbentrop-Molotov, fue sucesivamente invadida por los ejércitos nazi y soviético.

El régimen comunista duraría hasta las primeras elecciones libres, en junio de 1989, cinco meses antes que la caída del Muro de Berlín. De este largo y doloroso proceso de liberación, Donald Trump, destacó la acción decisiva de San Juan pablo II, evocando la extraordinaria vitalidad espiritual polaca. Como dice un mártir polaco, el obispo Miguel Kozal: “Peor que una derrota militar es el colapso del espíritu humano”.

Sin libertad, sin partidos o sindicatos libres, sin derecho a la libre expresión, la Iglesia católica fue la única institución que apoyó y defendió a los polacos en su lucha contra el yugo soviético. Por eso, en los astilleros de Gdansk, los mineros en manifestación no sólo se confesaban públicamente sino que hacían que ahí se celebrase la misa, por padres que pagaron con su vida la osadía de dar apoyo espiritual a los defensores de la libertad, como fue el caso de Jerzy Popieluszko, asesinado el 19 de octubre de 1984, por la policía política del régimen comunista polaco.

En la conquista de la libertad política y religiosa de Polonia, San Juan Pablo II fue determinante, como Trump tuvo la honestidad intelectual de reconocer: “Cuando, el día 2 de junio de 1979, un millón de polacos llenó por completo  la Plaza de la Victoria para la primera misa con el Papa polaco, todos los comunistas de Varsovia deben haber percibido que, muy pronto, su régimen opresivo se desmoronaría. Deben haber percibido eso en el momento exacto en que, durante la homilía del papa Juan Pablo II, un millón de polacos, hombres, mujeres y niños, juntaron sus voces en un clamor unánime. Un millón de polacos que no exigían bien estar, que no pedían privilegios, sino que solo dijeron estas tres simples palabras: “¡Nosotros queremos a Dios!”

Según el presidente de los Estados Unidos, “los polacos, los americanos y los europeos gritan aún: “¡Nosotros queremos a Dios!” Trump no solo cree que es así  sino que también lo dice delante de una multitud que no cesaba de aplaudir, al mismo tiempo que, repetidamente, vitoreaba su nombre.


El presidente norteamericano destacó aún que “una Polonia fuerte es una bendición para Europa, y una Europa fuerte es una bendición para el mundo” y fijó el compromiso de su gobierno con Polonia y con “una Europa fuerte y segura. Europa, más que dinero, riqueza o armamento, está falta de espíritu, de alma. Y, en nuestro país, faltan estadistas que, conscientes de nuestra historia e identidad nacional, sean capaces de galvanizar todas las voluntades  en torno a un ideal solidario que, sin demagogias ni nacionalismos tardíos, cumpla con Portugal.


¿Familia o una carrera?

14 jul, 2017

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Para ser valioso es preciso ser útil. Muchos piensan que su valor depende de lo que tiene, de su carrera o de la posición social que ocupa.

La libertad individual debe ser respetada. Pero por más irresponsable que sea alguien, a cada uno le corresponde siempre pagar con las consecuencias de sus elecciones.

¿La familia o una carrera? Para muchos no hay opción. Algunos no tienen familia, otros están desempleados. La mayor parte tiene que conjugar las dos, pero la verdad es que, desde hace algunos años, sólo en casos raros y pasajeros se consigue un perfecto equilibrio.

Familia y carrera exigen todo, cada una para sí, sin conceder mucho espacio a la otra. Se trata de una doble exclusividad que es, por sí sola, una paradoja: la simple coexistencia de la familia y de una carrera es ya motivo de una elección imposible, porque la inevitable tentativa de conciliación es sinónimo de un doble fracaso.

El que trabaja y tiene una familia vive con sacrificios permanentes y culpas duraderas.

Otros tienen una familia con varios problemas, que se agravan por falta de tiempo o atención para cuidar de ellos. Todo empeora y se vuelve cada vez más cómodo estar lejos... y empeora aún más...

Para ser valioso es preciso ser útil. Muchos piensan que su valor depende de lo que tiene, de su carrera o de la posición social que ocupan. La inmensa mayoría de nosotros defiende que no hay nada más importante que la familia, aunque después solo lo empeñamos a nivel profesional, dejando a la familia para los ratos libres... o, de forma aún más sencilla: para después.

Tal vez debiéramos cada uno de nosotros pensar bien en su vida y en los objetivos que se propone, sin ingenuidad. La carrera es importante, pero solo y solamente en cuanto instrumento al servicio de otro fin.


La familia exige todo, casi siempre a cambio de nada... pero solo así se puede ser feliz.

Imagen Carlos Ribeiro



http://rr.sapo.pt/artigo/88769/a_familia_ou_uma_carreira_a_familia

miércoles, 12 de julio de 2017

Interesante estudio científico de las diferencias biológicas profundas entre hombre y mujer



Shmuel Pietrokoski Y Moran Gerhoni, ambos investigadores del Departamento de Genética Nolecular del Instituto Weizman de Ciencias, han revelado que cerca de 6.500 genes humanos codificados de proteínas, reaccionan de forma diferente en el sexo masculino y femenino.







domingo, 9 de julio de 2017

El hat-trick de CR7



¿¡Qué es una mujer que aloja en su vientre si no una ‘proletaria’, en el sentido propio del término!? ¿Y qué es el ‘padre’ del hijo encargado, si no un capitalista explotador?

No, no se trata de una proeza futbolística más del famoso capitán de la selección nacional, sino de su más reciente producción: dos retoños, gemelos por más señal, a sumar a otro hijo que ya tenía. Tienen los tres hermanos la mala suerte de ser todos hijos sin madre, porque todos fueron engendrados por el padre, por vía de la ‘maternidad de sustitución’. En el contrato de prestación de servicios de gestación, no habrán faltado las habituales cláusulas de confidencialidad, así como la renuncia a cualquier prerrogativa materna en relación a los niños engendrados, pero después cedidos, para siempre, al multimillonario padre, que colecciona hijos como si fuesen botas de oro, u otros trofeos deportivos.

Es probable que todo  haya pasado de forma consensuada: CR7 no tiene propiamente problemas financieros y no deben faltar mujeres saludables y disponibles para concebir y engendrar hijos para el ídolo futbolístico, a cambio de una generosa compensación. Muy al contrario los defensores de los vientres de alquiler las quieren gratuitas, como la ley portuguesa así lo exige, la verdad es muy diferente: no es por casualidad que Cristiano Ronaldo se permite, por segunda vez, este lujo. Además, no es creíble que alguien, que no sea un familiar muy próximo acepte llevar en su seno, durante nueve meses, un ser humano del que después se va a desligar para siempre, a no ser que sea por eso recompensada generosamente. Además, solo así se explica que este procedimiento sea accesible a un cristiano Ronaldo, pero no a cualquier ciudadano que, como él, también pretenda tener hijos, pero no tenga una mujer  que los pueda concebir. Por eso, no se conoce ninguna mujer rica, europea  o norteamericana, que haya ‘arrendad0’ su vientre a un matrimonio pobre de campesinos paraguayos incapaces de engendrar, aunque también los haya...

Es curioso notar que, según las revistas llamadas sociales, de las que apenas conozco las tapas, no faltan enamoradas de turno del flamante futbolista. Son todas, como conviene, jóvenes sofisticadas, de silueta impecable, posibles vencedoras de los más exigentes concursos de belleza. ¿¡No sería más lógico que fuesen ellas las madres de los hijos de CR7!? Sí, claro, caso que no fuese este un esquema de explotación femenina que, obviamente, jamás se sujetaría a una vampiresa enamoradiza del multimillonario capitán de la selección nacional. Estas damas de compañía no están dispuestas a la deformidad que la maternidad exige durante el tiempo de la gestación, sobre todo en su fase final, pero una pobre mujer no se puede permitir esos cuidados, ni rechazar un alquiler tan rentable.

El proletariado está de moda de nuevo, entre nosotros por la mano de la mayoría social-bloquista y con la valiosa y sustancial contribución de dos decenas de diputados del Partido Social Demócrata que, en esta cuestión, se aliaron a la jerigonza en vez de hacer, como era lógico, oposición. Los proletarios, de tan triste memoria durante la revolución industrial y que, en vano, el marxismo intentó rehabilitar, eran como el propio nombre indica, trabajadores cuya principal riqueza era la prole: cuantos más hijos, más brazos –recuérdense los niños miserablemente explotados en las minas- y, por tanto, mayor rendimiento familiar. ¿Qué es una mujer que alquila su vientre si no una ‘proletaria’, en el sentido propio del término!? ¿Y qué es el padre del hijo encargado, si no una nueva versión del capitalista explotador? En realidad, no es más que un proceso industrial, en que la mujer queda reducida a un mero objeto, a una pieza en la cadena productiva, o reproductiva, a que se recurre para la obtención  del hijo y que, después, se abandona e ignora. Pobres mujeres...

La mercantilización de los vientres femeninos es ya una realidad, no obstante los partidarios de estas nuevas  técnicas rechazan, en teoría, cualquier intención comercial. En el Reino Unido, por ejemplo, ya se permite a la mujer  gestante recibir una cuantía de 15 mil libras, a título de compensación por la gestación. En los Estados Unidos, donde hay mayor demanda, se ponen en práctica precios más elevados: en California, se cobran 100 mil dólares por ese servicio, pero en la India se puede conseguir un vientre de alquiler  por valores que van de los 18 mil a los 30 mil dólares, de los cuales solo 8 llegan a la ‘madre de sustitución’. Como en cualquier proceso industrial, también en estas gestaciones hay intermediarios que exigen sus comisiones: un negocio, al final, como cualquier otro.

Admiro en Ronaldo la pericia demostrada, con mucho trabajo y dedicación, aunque entienda una ‘saloiice’ dar su nombre, que sería adecuado para un estadio de futbol, al aeropuerto de Madeira (a propósito, la semana pasada estuve en París, en el aeropuerto Charles de Gaulle, que no era futbolista, y en el de Ámsterdam, que no se llama Johan Cruyff...). Pero en relación a este proceso industrial, CR7 no es, obviamente, el principal responsable: mayor culpa tiene quien legalizó la mal llamada ‘maternidad de sustitución’.

En Portugal, según la Ley de gestación de sustitución (Lei nº 25/2016, que reformou a Lei 32/2006, sobre procriação medicamente assistida), “La celebración de negocios jurídicos de gestación de sustitución sólo es posible a título de excepción y con naturaleza gratuita, en los casos de ausencia del útero, de lesión o dolencia en este órgano que impida de forma absoluta y definitiva elembarazo de la mujer, o en situaciones clínicas que lo justifiquen (Art. 8º, nº 2). Y, en el país vecino, dos españoles que recurran a un vientre de alquiler para obtener gemelos, no los pueden registrar como suyos, por sentencia de 6 de febrero de 2014, del respectivo Tribunal Supremo de Justicia. Pero, en los Estados Unidos, de donde proceden los gemelos de CR7, por lo visto ya se mandan hacer niños a gusto del parroquiano.

Sólo hay pero en este embrollo: estos hijos no tienen, ni tendrán nunca, madre. Nada que, sin embargo, no se pueda compensar con bienes materiales: ¡aún más, los vientres de alquiler son solo para ricos!


http://observador.pt/opiniao/o-hat-trick-de-cr7/

sábado, 8 de julio de 2017

Las leyes están lejos de la perfección


OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Las leyes se hacen en base a la visión que las mayorías tienen de lo que es mejor. Ahora bien, la verdad no es democrática. Sucede, a veces, que muchos se engañan a ese respecto, llegando a creer que pueden alterar la verdad según lo que creen que ella es.

Las leyes de la naturaleza son factuales y no dependen de  votación alguna. La naturaleza es como es, sin tener en cuenta lo que se piense o quiera de ella.

Es importante saber que una ley de cualquier Estado puede permitir comportamientos  normalmente inaceptables, o castigar otros que sean normalmente buenos.

Es importante que cada uno de nosotros se dedique a juzgarse y a corregirse a sí mismo, más que preocuparse en hacer eso en relación a los demás.

La verdad no deja de serlo solo porque nadie la ve o quiere verla.

Como ciudadanos, tenemos el deber de juzgar lo que nos imponen como cierto y errado, cuestionándolo hasta  comprender sus razones. En la mayor parte de los casos, las leyes son justas tanto desde el punto de vista legal como moral, pero hay una tendencia reciente a apartar la moral al límite de considerar que lo cierto y lo errado son establecidos a través de decretos humanos.

Es importante que se acuerde, por ejemplo, en que los automóviles circulen por la derecha, pero querer acordar la verdad es imbécil, porque revela una tentativa de alterar lo inalterable, que solo puede ser intención de personas que no distinguen la verdad absoluta de aquello que son solo sus voluntades.

Las elecciones de cada uno de nosotros definen nuestra identidad. Seguir la mayoría solo por comodidad es tan irresponsable como estar en contra solo por placer de llevar la contraria.


  1. Ilustración Carlos Ribeiro



http://rr.sapo.pt/artigo/88233/as_leis_estao_longe_da_perfeicao
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.